Pampa Galeras, Vicuñas Perú, Reserva Nacional Pampa Galeras Bárbara D"Achille, Vicuñas en Pampa Galeras, Chaccu Perú esquilado de la vicuña

Pampa Galeras

Reserva Nacional Pampa Galeras Bárbara D"Achille: conservar y proteger a la vicuña

La valiosa y fina lana de la vicuña hizo que este animal típico de la serranía peruana se viera en peligro a causa de su caza indiscriminada. Ante esta situación, se creó la Reserva Nacional Pampa Galeras Bárbara D"Achille, en la que se realiza la ancestral ceremonia del chaccu, una propuesta tradicional y amistosa con la naturaleza y la industria textil a la vez.

PAMPA GALERAS

Ubicada en el km 89 de la carretera Nasca-Puquio, está la Reserva Nacional Pampa Galeras Bárbara D'Achille, que fue creada para conservar y proteger a la vicuña. Está bajo la tutela de la provincia de Lucanas, del departamento de Ayacucho. Actualmente, la reserva es habitada por seis mil vicuñas, pero también se puede observar al guanaco, al zorro andino, la vizcacha, la taruca y la comadreja. Asimismo, es posible encontrar un bosque de puyas Raimondi.
Aunque esta reserva se encuentra en el departamento de Ayacucho, si vas desde Lima puedes llegar avanzando por la Panamericana sur hasta Nasca. En la salida de Nasca, hay un desvío que te lleva a la “subida a Puquio”. El recorrido hasta las pampas es de unos 89 km, que se pueden hacer en unas dos horas. En el trayecto, alcanzarás una altura de hasta 3.800 m.s.n.m.

EL CHACCU ANUAL: ceremonia del esquilado de las vicuñas

EL CHACCU. Una vez al año, las vicuñas son trasquiladas en un evento que atrae a cientos de turistas.
El chaccu
es una ceremonia practicada desde los tiempos preíncas, que consiste en el rodeo y captura de una gran cantidad de vicuñas para que sean esquiladas y posteriormente liberadas sin daño alguno. Esta práctica ancestral se realiza el 24 de junio de cada año, recreando las técnicas ancestrales combinadas con métodos modernos, como el uso de cercos para evitar la fuga de las vicuñas. En esta ceremonia de interés cultural y ecológico, también se realiza el pago a la tierra, por el cual se ofrenda a la pachamama hojas de coca y aguardiente, y se le pide por la obtención de un rebaña fructífero de vicuñas y una captura exitosa.